Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si continúas navegando, sin modificar la configuración, consideramos que aceptas su uso. Consultar política de privacidad

Sobre el autor...

Participa

Mándanos un aviso para actualizar la información de este libro

Mujeres que compran flores

buscador avanzado [+]
Año:
Nº de páginas:
448

Narrativa

Adictiva, divertida, romántica, honesta, Mujeres que compran flores es una emocionante novela sobre la amistad, una aventura cotidiana en busca de la independencia femenina, un épico viaje al centro de los sueños de la mujer contemporánea.

En un pequeño y céntrico barrio de la ciudad hay cinco mujeres que compran flores. Al principio ninguna lo hace para sí misma: una las compra para su amor secreto, otra para su despacho, la tercera para pintarlas, otra para sus clientas, la última... para un muerto. La última soy yo y ésta es mi historia.

Después de la pérdida de su pareja, Marina se da cuenta de que está totalmente perdida: había ocupado el asiento del copiloto durante demasiado tiempo. Buscando empezar de cero acepta un trabajo provisional en una curiosa floristería llamada El Jardín del Ángel. Allí conocerá a otras mujeres muy diferentes entre sí, pero que, como ella, se encuentran en una encrucijada vital con respecto a su trabajo, sus amantes, sus deseos o su familia. De la relación entre ellas y Olivia, la excéntrica y sabia dueña del local, surgirá una estrecha amistad de la que dependerá el nuevo rumbo que tomarán sus vidas.

Las mujeres que compran flores son:

Marina
Sufre el síndrome del copiloto: siempre ha dependido de que su pareja le marque el rumbo de su vida. Su flor es la violeta , que simboliza la humildad y la timidez, pero también la confianza en sí misma que debe ganarse.

Casandra
Padece el síndrome de la superwoman: antes que depender de nadie se aplicaría la eutanasia activa. Prioriza su éxito profesional sobre su vida personal, en el caso de tenerla. Su flor es la orquídea azul, símbolo del relax que le falta.

Gala
Representa el síndrome de Galatea: cree firmemente que la mujer tiene hoy todos los derechos. Todos salvo el de envejecer. Su flor es el lirio blanco, símbolo de una coquetería que no se marchita hasta morir.

Aurora
Encarna el síndrome de la bella sufriente: confunde el amor con la obsesión. Es decir, cuanto más dolor más enamorada se siente. Su flor es la caléndula, la flor de la pena. Pero también es símbolo de la crueldad que no se atreve a devolver, ni siquiera en pequeñas dosis, para defenderse.

Victoria
Una de esas mujeres que han decidido poder con todo -la mejor madre, la mejor trabajadora, la mejor hija-, o dicho de otro modo, las que tienen el síndrome de la omnipotente. Su flor es la del membrillo, la flor de la tentación. La tentación de romper con todo y liberarse.

11 personas ya lo han leído
3 personas piensan leerlo próximamente
0 personas lo están leyendo
2 personas lo han comentado

con la colaboración de mariafire

Últimas críticas

Leer todas las críticas sobre el libro >>

61ses | 07 de Febrero de 2018

LO PEOR QUE HE LEIDO EN MUCHO TIEMPO. MAL ESCRITA, MUCHOS FALLOS ORTOGRÁFICOS, FALLOS COMO EMPEZAR HA HACER TÉ Y ACABAR TOMANDO CAFE.

Borrar comentario

¿Por qué deseas enviar un aviso sobre este comentario?

  • Inadecuado
  • Me ofende
  • Contiene enlaces que no funcionan
  • Spam

SoniaBM74 | 07 de Agosto de 2017

Una buena y entretenida lectura.

Borrar comentario

¿Por qué deseas enviar un aviso sobre este comentario?

  • Inadecuado
  • Me ofende
  • Contiene enlaces que no funcionan
  • Spam

Más libros del autor

Mujeres que compran flores

6.9
Interesante

Tu valoración:
Accede a tu cuenta

amazon

Sobre este sitio | Política de privacidad | Contácta con nosotros | Ayúdanos a mejorar | Mapa web
Redes sociales: twitter | facebook |